tecnica de examen tipo test eir

Técnica de examen tipo test: EIR

Ya te habrás dado cuenta de que los exámenes tipo test del EIR son completamente diferentes a exámenes que has hecho durante la carrera, ya que éstos últimos te permiten desarrollar una idea o concepto con tus propias palabras, mientras que en el examen tipo test del EIR tienes cuatro opciones y deberás elegir una de ellas o dejarla en blanco.

 

Una de las principales diferencias es el tipo de memoria que vamos a emplear al preparar este tipo de examen. Para un test de desarrollo se aplica una memoria de recuerdo en la que intentarás memorizar grandes textos, mientras que en un examen tipo test te basarás en una memoria de reconocimiento. La memoria de reconocimiento te ayudará a asociar conceptos previamente estudiados de manera más automática una vez que los ves escritos en el examen.

 

La técnica de examen que utilices y desarrolles durante tu preparación del examen EIR es tan importante como el estudio. Si vas a una academia seguro que te han recordado esto cientos de veces. Supongamos que 2 opositores con las mismas horas de estudio y los mismos conocimientos realizan el mismo examen tipo test para preparar el EIR. Aquel que tenga una técnica de examen interiorizada será el que obtenga un mejor resultado. En el examen EIR un 50% es estudio y un 50% es técnica de examen. Por eso es imprescindible realizar cuantos más test y simulacros. En LO+EIR la media de preguntas respondidas a la semana ronda las 650, lo que hace una media diaria de más de 90 preguntas tipo test por cada usuario. Esto quiere decir que si empiezas a utilizar nuestra plataforma de test online en julio, el día del examen irás de sobra preparada para conseguir tu plaza EIR. Habrás realizado 20.000 preguntas!!!

 

Técnicas durante el examen tipo test EIR

 

Gestión del tiempo

En los entrenamientos y en el día del examen EIR debes dedicar un minuto aproximadamente en responder cada pregunta. En la plataforma puedes seleccionar que se muestre el tiempo por pregunta en los ajustes de cada examen, así entrenarás este aspecto.

          

 

Atascarse en un pregunta

En relación con lo anterior, es muy peligroso quedarse estancado en una pregunta, ya que le quitarás un tiempo muy valioso al resto de preguntas.

 

Es mejor marcar en la pregunta que te vas a saltar, las respuestas que crees que podrían ser correctas, pero que necesitarías más tiempo para pensar y asegurarte de que eliges la adecuada. Con este método intentamos optimizar el tiempo que dedicamos por pregunta, no querrás perder tiempo en preguntas en las que tienes dudas y no llegar a responder otras que sí sabrías por falta de tiempo.

 

Preguntas en blanco

Como ya sabes, las respuestas correctas equivalen a 1 punto y los fallos restan 0,33 puntos. Una buena gestión de este tipo de preguntas en las que dudamos, es diferencial. Demasiadas preguntas en blanco puede ser perjudicial.

 

Ya que en el examen tipo test EIR las preguntas falladas penalizan, sólo responde a aquellas preguntas que sepas que tienes una probabilidad alta de acertar para superar las penalizaciones. Por ejemplo, si la penalización por un error es un tercio de lo que ganas con un acierto, o si en cada pregunta dónde vas a adivinar, puedes descartar  suficientes opciones para que sólo tengas que elegir entre 2 opciones, vas a acertar una respuesta de por lo menos 4 preguntas. 

 

Respuestas categóricas

Normalmente, las opciones que contienen palabras como “ninguno”, “todos”, “siempre” y “nunca” suelen ser incorrectas ya que por lo general siempre hay una excepción a la regla que invalide esa respuesta. Ojo! las opciones que incluyan expresiones como “ninguna de las anteriores”, “ todas son correctas”, etc… son correctas en más de la mitad de los casos.

 

Evita errores!

  • Lee bien la pregunta. Muchos de los fallos que se cometen se deben a que no leemos bien la pregunta y entendemos algo diferente. Así que para evitar este fallo lee despacio la pregunta más de una vez.
  • Después de leer la pregunta intenta averiguar la respuesta sin leer las opciones. Así evitarás equivocarte sólo por el mero hecho de que una respuesta te parezca razonable.
  • Lee bien todas las opciones ya que más de una te podría parecer correcta y sólo pequeños matices las diferencian.

Por último, no olvides descansar bien la noche anterior, llegar a tiempo al examen, con todo el material que necesites y realizar la misma rutina que durante los simulacros.